Archivo Catedral de Santander

El Archivo de la catedral de Santander se formó espontáneamente a medida que sus instituciones productoras, primero el cabildo de monjes de la iglesia colegial de los Cuerpos Santos,  después del cabildo de canónigos de la iglesia catedral, fueron generando documentos en el ejercicio de sus múltiples funciones litúrgicas, administrativas, pastorales y en la administración de sus bienes, como garantía y salvaguarda de los derechos, propiedades, obligaciones y privilegios que fueron adquiriendo a lo largo de los siglos.

El archivo reúne documentos desde el siglo XIII (1255) hasta la actualidad y en todos los casos se trata de documentación original y única.

Desde su origen los documentos se custodiaron en el propio edificio de la Catedral, conociéndose por algunas fuentes sus diversas ubicaciones. La existencia de  un “Libro que contiene un inventario de los papeles de esta Santa Iglesia hecho en 1624″ testimonia la dedicación de un monje con funciones de archivero a su ordenación y custodia. A finales del siglo XIX (1878) otro inventario hace referencia a los Privilegios, donaciones, confirmaciones, y escrituras del archivo .  A partir de ellos se puede hacer una estimación de la documentación que albergó y reconstruir el archivo antes y después de las dos catástrofes que padeció en el siglo XX:  las secuelas de la guerra civil,  durante la cual parte del archivo en papel del cabildo y de la curia diocesana fue trasladado en camiones a la Papelera de Aranguren (Vizcaya) en 1936, y el incendio que afectó al centro urbano de Santander y por ende, al  edificio de la catedral,  en febrero de 1941.

En 2008 el archivo estrenó nuevas instalaciones en una de las girolas de la catedral, siendo su difícil acceso uno de las principales  inconvenientes del mismo.

Desde el punto de vista de la investigación histórica se trata de un conjunto documental  fundamental para reconstruir la historia de la villa y después ciudad de Santander en época medieval y moderna.  A partir de sus diversas secciones documentales y fondos se pueden conocer las relaciones y grupos de poder, el urbanismo, la economía patrimonial, la demografía, la incidencia de epidemias, la criminología, la violencia, las costumbres, la historia de las mentalidades, la religiosidad, etc.