Bautizados del Hospital de San Rafael, Casa de Caridad e Inclusa provincial (1892-1928)

Los libros sacramentales de bautizados del antiguo Hospital de San Rafael, Casa de Caridad e inclusa provincial, se encuentran depositados desde el pasado verano en el Archivo Histórico Diocesano de Santander, después de haber estado bajo la custodia de las parroquias de San Pablo y San Francisco de Santander, respectivamente.

Actas bautismales del Hospital y Casa de la Caridad
Actas bautismales del Hospital y Casa de la Caridad

Se trata de nueve libros en los que se incluyen las actas de bautismo de los niños que bien nacían en el Hospital o ingresaban en la Casa de Caridad e Inclusa provincial, con la que compartía edificio.

La serie de actas bautismales empieza el 4 de enero de 1892 con el primer libro de bautizados. Todo nos hace suponer que hasta entonces, los niños que nacían en el Hospital o eran dejados en la inclusa Provincial eran bautizados en las parroquias de la ciudad, en el Santísimo Cristo, en la Catedral o en la vecina parroquia de Nuestra Señora de Consolación, en la calle Alta.

Para poder localizar el bautismo de los niños nacidos con anterioridad a 1892 es muy recomendable empezar la consulta de los libros de entrada y admisiones al Hospital o Casa de Caridad que se conservan en el Archivo Central de la Consejería de Presidencia del Gobierno de Cantabria (en Peña Herbosa) o en el Archivo Histórico Provincial de Cantabria. En el primero además hay once libros con los extractos de fés de bautismo de 1791 a 1823.

El antiguo Hospital de San Rafael, actualmente sede del Parlamento de Cantabria, fue originariamente asilo, hospicio y casa de maternidad o de pobres, y fue fundado en 1791 por el obispo de Santander, Rafael Tomás Menéndez de Luarca y Queipo de Llano.

En el primer tercio del siglo XIX la actividad del hospital crece y se va transformando, de hospicio y casa de maternidad pasa a convertirse en centro asistencial clínico.

Durante el Trienio liberal la dirección y administración dejó de ser privada y pasó al Ayuntamiento de Santander, a través de la Junta Municipal de Beneficencia, sin embargo su gestión quedó en manos de las Hermanas de la Caridad. A partir de 1849 con la implantación de la Ley de Beneficencia,  pasa a estar controlada por la Junta General de Beneficencia a través de su delegación provincial en Santander y del Gobierno Civil, y en 1870 con la Ley Provincial, pasa a depender de la Diputación provincial.

En 1928 el Hospital de San Rafael es cerrado, pasando todas su actividad a la Casa de Salud Valdecilla, actual hospital de la ciudad de Santander.

Pinchando este link puede acceder al inventario de documentos que conservamos